Europa les cerró las puertas