Una zarpa de hace 230 millones de años