Dos grados que marcan el futuro del planeta