El arte, espejo de los ricos