El Ártico, campo de batalla económica