Por qué Rusia y Turquía están condenados a entenderse