La maldición de los Rato: la historia se repite