La emoción de París, desde dentro