El puño y la rosa saltan de los carteles a las camisetas