Mediterráneo: tumba de inmigrantes, vergüenza de europeos