Tragedia en Marruecos: ¿se pudo hacer más?