Tras la respuesta de Rajoy a Artur Mas, pendientes de la Fiscalía