Cospedal: del despido en diferido al oráculo griego