Por qué es mejor pactar con Irán: cualquier alternativa es peor