La infanta Cristina y Ana María Tejeiro: ¿iguales ante al ley?