El Himalaya devuelve a sus muertos