El final del secreto bancario, a golpe de pincel