Policía blanco, víctima negra