Cine de barrio sin 'glamour' pero con pegada