El discurso que acabó con el símbolo del racismo en el sur de Estados Unidos