El secuestro que nunca existió