Así engañó Bankia a los accionistas en su salida a Bolsa