Nos colamos en la cocina de Metroscopia