La situación de la población de Madaya, en Siria, es "extraordinariamente desesperada"