Carolina Bescansa no fue la primera