La conexión entre el "caso Palau" y el decreto de los estibadores