Buques rusos en Ceuta: la visita de la vergüenza para España