Artur Mas tiene tres opciones y todas, complicadas