“Las manos de mis hijos se escaparon de las mías”