El mercado inmobiliario intenta recuperar el ritmo tras la crisis de las hipotecas