Los mensajes de Puigdemont y Comín dan la vuelta al mundo