"Quema la piel", así es la picadura de la medusa que invadirá el litoral catalán