Los médicos de Atención Primaria censuran la "injustificada alarma social"