Las restricciones con el alcohol pone de moda comer con refrescos