Un nuevo método contra la malaria podría evitar seis millones de casos infantiles