Tres días para luchar contra el hambre en los que 25.000 niños morirán de inanición