Día del Sorteo de Navidad: una jornada para sonreír hasta llorar