Castigados por la gota fría y premiados por el azar en San Pedro del Pinatar