Alegría en una administración de Barcelona que ha repartido parte del tercer premio