La lluvia y el viento no dan tregua