La lluvia, la maldición de la Semana Santa