La lluvia amenaza la Cabalgata de Reyes