Las llamas, a un paso de un hospital en California