Los líderes de la eurozona aprueban crear un fondo de estabilización para frenar los ataques a la moneda única