La fuerza del ejército egipcio procede de las armas vendidas por potencias internacionales