Un violador de menores de un internado es condenado culpable un día después de morir