Las víctimas del ébola superan ya los 7.000 muertos y 19.000 casos