Las cifras de la vergüenza europea: solo 30.000 de 160.000 refugiados han sido acogidos