Por la ventana: la desesperación de los parisinos por subirse a un tren