El régimen chavista sostiene que el atentado contra Maduro se planificó desde Colombia